MEDICINA ESTÉTICA

medicina estética

Con el paso de los años, las estructuras externas e internas que componen nuestra cara, sufren algunos cambios fruto del envejecimiento, que habitualmente consisten en alteraciones en la laxitud, composición y aspecto de la piel, descolgamiento de los tejidos, pérdida de volumen y aparición de arrugas tanto estáticas como dinámicas.

Algunos de estos cambios se pueden corregir mediante medicina estética, es decir, tratamientos no quirúrgicos como son el botox y el ácido hialurónico, pero muchos de ellos, especialmente aquellos que implican un descolgamiento de tejido, son subsidiarios de ser corregidos quirúrgicamente mediante un lifting facial, aunque este puede también complementarse con medicina estética.

El botox o toxina botulínica, es una sustancia que paraliza de forma parcial determinada musculatura para prevenir y evitar las arrugas dinámicas, es decir, aquellas que aparecen con los años por la sobreutilización de algunos músculos. Habitualmente, el botox se utiliza para prevenir las arrugas del entrecejo, la frente y las patas de gallo.

El ácido hialurónico es una sustancia reabsorbible que utilizamos para dar volumen en determinadas regiones anatómicas de nuestra cara, o para el relleno de surcos que con los años se marcan en exceso, como pueden ser los surcos nasogenianos.

Otra opción para aportar volumen en el caso de necesitarse un relleno es el lipofilling o utilización de grasa, explicada en la sección de cirugía estética facial

Si empieza a notarse los signos faciales de envejecimiento, y le gustaría mejorarlos mediante procedimientos de medicina estética, no dude en consultarnos para asesorarle y ofrecerle el tratamiento más apropiado para su caso.

medicina estética
Abrir chat
¡Pida cita ahora!
Powered by